Con la llegada del buen tiempo y las altas temperaturas, vuelven las plagas de insectos en huertos. Esto se debe a que encuentran en los campos y cosechas un medio ambiente ideal para poder reproducirse en libertad.

Por ello, es muy importante conocer de primera mano a qué nos enfrentamos, para aplicar la metodología de eliminación más efectiva.

De este modo, si no hacemos una prevención de limpieza correcta, nos podemos encontrar que perderemos todo lo que cultivemos en el campo a causa de la llegada de insectos típicos del verano, la época más calurosa del año.

El pulgón: pequeño pero peligroso

El pulgón es una de las plagas de insectos en huertos que más problemas nos puede dar. Son pequeños y pueden ser de muchos colores.

Pero a pesar de su pequeño tamaño, pueden provocar daños graves en las cosechas, ya que se reproducen a gran velocidad.

Otro inconveniente de este tipo de plaga es que puede transmitir virus a las plantas, el virus más común que puede transmitir aparece en forma de manchas amarillas en las hojas de la planta en cuestión.

Para prevenir esta plaga y evitar que se descontrole y vaya de planta en planta, podemos apostar por las mariquitas, ya que son un depredador de esta plaga que puede ser tan letal para los propietarios de huertos.

La mosca blanca

Esta plaga se alimenta de nutrientes de las plantas de nuestro huerto, llegando a debilitarlas bastante.

Para combatir esta plaga de insectos en huertos, seguramente nos será necesario contar con algún producto ecológico contra plagas que nos ayude a poner fin a su amenaza.

Un producto muy efectivo contra la mosca blanca es el jabón potásico, un producto de origen natural y no es nocivo para la salud, a parte de ser efectivo contra este tipo de insecto.

La araña roja y su letalidad

Se trata de un ácaro de tamaño microscópico, y de la misma forma que el pulgón, se trata de una plaga de insectos en huertos muy perjudicial para los mismos. Esto se debe, principalmente,  a su alta velocidad de reproducción.

Así pues, esta araña provoca que las hojas de las plantas se sequen, caigan y además dejan en ellas su telaraña, llegando a crear algunos tipos de virus.

La pulverización con agua es una buena idea si queremos acabar con ella..

Babosas y caracoles, típicos en espacios húmedos

Estas plagas pueden alimentarse de muchos cultivos, sobretodo sienten predilección por aquellos donde predominan las hojas tiernas.

A diferencia de otras plagas, estos moluscos son de un tamaño más considerable y después de haber regado las plantas o de un día de lluvia, es fácil cazarles, ya que les gustan los ambientes húmedos.

Para prevenir cualquier tipo de plaga, contar con plantas aromáticas que sirvan de repelente para las plagas o que atraigan depredadores naturales es una buena manera de ganar en tranquilidad para los cultivos del huerto.

¡Si eres propietario de un huerto, no dudes en contactar con Lluita Integral, especialistas en prevención de plagas de la provincia de Girona!